miércoles, julio 17, 2013

ALIMENTA TU CUERPO Y ALIMENTA TU ESPIRITU


... Al principio de la luz y de la lluvia, el hombre estaba sólo, muy sólo; entonces de la mano del señor surgió el amor hecho mujer y lo cambió todo, ... así empezaba la letra de una canción en ritmo de balada que tenía un buen sonido musical y una letra excepcional; la letra de esta canción en mi caso parecía que alimentaba mi espíritu, eso que algunos llaman personalidad o carácter, el espíritu, esa fuerza especial que nace dentro de tí y no se ve. El espíritu se nutre de fe, de cosas que están en tu entorno, que pueden ser simples; una canción con letra positiva, un poema, un libro, una oración, se puede nutrir de tus creencias, de aquellas que se expresan como valores positivos, son ejemplos de como alimentar el espíritu.

La otra parte, la que se ve de ti, es tu cuerpo, ese cuerpo al que debemos cuidar siempre para sentirnos bien conforme nuestra vida va pasando; cuidar tu cuerpo implica la práctica de un estilo de vida saludable: no drogas, "comer para vivir y no vivir para comer", y la práctica de un deporte sano. Aunque para algunos el cigarrillo y alcohol no son drogas, dentro del ámbito netamente médico también se consideran drogas, el tabaco no se debe consumir, el alcohol  tampoco o en cantidades escasas. En cuanto a la alimentación lo que importa es el consumo en calidad de alimentos y en cantidad: las frutas y verduras no hay contraindicación en consumirlas salvo si hay alguna alergia específica a alguna de ellas; o que haya alguna contraindicación médica que es rara; los alimentos se deben preparar en la medida sin grasas (frituras), el aceite vegetal si se usa debería ser de origen vegetal (de oliva por ejemplo), los animales se deben consumir sin piel. El ejercicio también alimenta tu cuerpo, lo libera de muchas enfermedades, se recomienda en gran medida por ejemplo para prevenir enfermedades cardiovasculares y la artrosis, que en unos mas que en otros, se asocian en parte a nuestro envejecimiento; el ejercicio también se a demostrado que eleva el ánimo y por ende el espíritu.
Cuidar tu cuerpo y tu espíritu van de la mano, la felicidad nace muchas veces de las cosas mas simples, voy a ser confidente de algo que me dijo la enfermera que trabaja conmigo, nunca le había pasado, pero esta vez cuando regresó de visita a su pueblo con su pequeña hija de dos años se sintió muy feliz, estos son algunos ejemplos que pueden alimentar el espíritu y por ende la felicidad...


Foto: AR Rios. Cristo del Corcovado, Rio de Janeiro (Brasil, mayo 2008)
Dr. Amilcar Rios Reyes , médico de familia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada