sábado, noviembre 24, 2007

LA TRANSFORMACIÓN DE LA ESPERANZA

En muchos lugares del mundo la gente ata sus esperanzas, deseos y plegarias a algún árbol de los deseos. Los pedazos de papel y de tela se agitan en la brisa, dando un hermoso testimonio de la esperanza que embellece el mundo. Hay muchas formas de tener tu propio árbol. Puedes dar un paseo y encontrar una hermosa rama o un tronco de forma interesante. O un pedazo de madera traído por las olas. Tal vez puedas pintar o dibujar tu árbol. O recortarlo en papel. O perfilarlo sobre la pared. Luego anota tus esperanzas en pedazos de papel y pégalas o átalas al árbol.

Este ejercicio tiene el sentido de un acto simbólico. Al atar tus esperanzas al árbol, las sueltas. Al cabo de un par de meses, examina tus esperanzas y ve si se cumplen...

Tomado del libro: Emoción Inteligente de Frances Wilks.

Foto: Amanecer en Madrid - Joelma Romano

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada