jueves, mayo 10, 2007

DECIR NO A LAS DROGAS - SEGUNDA PARTE

... Con los conocimientos aprendidos sobre las drogas, si alguien te ofrece probar un droga simplemente diles que no, la mayoría de las veces no te van a presionar, si esto no es posible expresa tus motivos por lo que no consumes: no quieres decepcionar a tus padres, porque hacen daño al cerebro, porque conoces a gente que lo hace y lo está pasando mal, por el gasto económico que conlleva, porque te lo prohibido el médico, etc. hay muchas razones para no consumirlas, tu respuesta siempre debería ser en forma afirmativa y sin vacilaciones. Si ello no es posible aún, es preferible que te separes de esa persona o fuente de drogas.

Cuando hay un adicto en casa, las personas que conviven con él o ella, también son parte del problema, generalmente el adicto manipula a sus familiares. Por eso es muy importante que en un tratamiento de deshabituación a cualquier droga la participación de los familiares es fundamental, este principio se aplica para todo tipo de drogas, inclusive para el cigarrillo y alcohol que aparentemente son las drogas mas inofensivas; por ejemplo: hay algunos ex-fumadores que recaen porque aún en casa no se han eliminado los ceniceros o hay otro componente de la familia que también fuma; o por ejemplo, se espera que un alcohólico deje de consumir y aún no se ha clausurado el mini-bar que siempre ha existido en casa. Por tanto los familiares deben recibir capacitación, según determinadas situaciones de su entorno, en diversas técnicas de asertividad; y así no dejarse manipular, o simplemente para saber como actuar, y formar parte activa en el tratamiento su familiar con problemas.....


Foto: A. Rios Reyes, atardecer en Viña del Mar - Chile, enero 2004.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada